La diferencia entre redactor y copywriter: ¿una cuestión de marketing?

¿Sabes la diferencia entre redactor y copywriter? ¡Yo tampoco, y eso que llevo más de una década en esta profesión! Pero, por lo visto, los copywriters están más preparados, cobran mucho más dinero y viven mejor que los redactores. Al menos es lo que he deducido después de leer casi todo lo que he encontrado en Internet sobre este tema. Aunque, la verdad, los argumentos que he visto siguen sin convencerme… Te los resumo a continuación y luego me dices qué piensas al respecto.

Para empezar, echemos un vistazo al diccionario

Cuando no estoy seguro de algo, tengo la costumbre de recurrir al diccionario como me enseñaron. Y si echas un vistazo al diccionario, las definiciones están bastante claras:

Diccionario de la Real Academia Española

redactor, ra
1. adj. Que redacta.
2. adj. Que forma parte de una redacción u oficina donde se redacta.

Diccionario Oxford (inglés británico)
copywriter
A person who writes the text of advertisements or publicity material.
(Una persona que escribe el texto de anuncios o material publicitario)

Diccionario Merriam-Webster (inglés norteamericano)
copywriter
A writer of advertising or publicity copy.
(Un escritor de publicidad o de textos publicitarios)

Es cierto que los diccionarios siempre van por detrás del uso de la lengua y a veces no reflejan las nuevas acepciones de las palabras. Para eso tenemos recursos como la Fundéu, que aconseja a los profesionales para hacer un uso correcto del idioma en los medios de comunicación. Y, a la pregunta de cuál sería el equivalente español de copywriter, responde lo siguiente:

Podría emplearse «redactor creativo» o «redactor publicitario».

Bien, pues parece bastante claro que copywriter es una manera de referirse en inglés a un término que tiene perfecta equivalencia en español: redactor publicitario. De hecho, los copy (cómo se les conoce popularmente) no son algo nuevo, esta figura tiene casi un siglo de existencia en el sector de la publicidad y sigue teniendo mucha demanda en el mercado como vimos en esta entrevista.

Entonces, ¿realmente hay diferencia entre un redactor y un copywriter? ¿O solo es una forma más «marketiniana» de referirse a una profesión que existe desde hace tiempo?

Vamos a ver qué dicen algunos compañeros respecto a este asunto.

Las supuestas diferencias entre redactor y copywriter

Como hay mucha literatura sobre el tema, a continuación voy a citar solo las principales diferencias entre redactor y copywriter que he recopilado en Internet y mi opinión al respecto. Espero que nadie se moleste, porque muchos de los compañeros que aparecen a continuación son referentes de la profesión a los que respeto, aunque no esté de acuerdo con ellos en esto.

¡Empecemos a repasar las presuntas diferencias entre redactores y copywriters!

«Antes por copywriter se entendía al redactor que escribía los copy o textos publicitarios, pero hoy en día, con el boom de la blogosfera, se emplea el término para designar un tipo de escritura: La escritura persuasiva. (…) Se puede definir el copywriting como el arte de crear textos que se conviertan en mensajes persuasivos que induzcan a realizar una acción determinada a quienes van dirigidos.»

La verdad es que la mayoría de los textos que escribo para mis clientes (que no son solo artículos para blog, sino también textos para web, cartas comerciales, notas de prensa, artículos de opinión, etc.) están enfocados a conseguir que el lector realice una acción determinada (comprar, hacer clic, llamar, pedir más información o simplemente confiar en una marca determinada). Por tanto, también se trata de escritura persuasiva, ¿no?

«El copywriter debe saber de todo, el redactor de contenidos no. Para ganarte la vida con el copywriting, tienes que saber de varios ámbitos diferentes. No solo redactar, sino también técnicas de ventas, SEO, marketing digital en general, manejo de WordPress, editar infografías, vídeos… (...) Un redactor que únicamente se dedica a crear contenido de poco valor siguiendo directrices sencillas no tendrá que dedicar nada de su tiempo a aprender. En el caso del copywriting web la formación es una parte fundamental.»
juanca linares
Juanca Linares
www.juancalinares.com

Yo soy redactor y sé técnicas de venta, SEO, marketing digital, WordPress e incluso algo de edición de fotografías y vídeos… No creo que este tipo de formación sea algo que diferencie a los copywriters, de hecho resulta imprescindible para cualquier profesional que quiera dedicarse a Internet. Y, por supuesto, también hay que saber redactar de manera correcta.

 

«Para ser copywriter, además de escribir bonito y bien [hay] que conocer la estructura web, el cerebro, neurolingüística, inteligencia emocional, storytelling, los colores, el diseño, cómo funcionan los colores dentro del mundo de la publicidad, cómo afectan al cerebro humano, cómo afecta la ausencia de texto en determinadas zonas, hacer pruebas para ver si funciona o no funciona... Es una ciencia que implica mucho más que escribir bonito».

Para ser redactor estudié periodismo, una carrera en la que, además de aprender a escribir «bonito» me enseñaron otras muchas materias como edición, maquetación, diseño, lingüística, teoría de la comunicación, historia, derecho, literatura, radio, televisión… Todos estos conocimientos me han sido muy útiles a la hora de elaborar los contenidos que me piden mis clientes. Dentro de los estudios de Ciencias de la Comunicación en los que se incluye Periodismo, también hay una especialidad que se llama Publicidad y Relaciones Públicas donde se profundiza mucho más en la comunicación publicitaria. Conozco a otros redactores con formación en psicología, lingüística, humanidades… Todas estas especialidades tienen la consideración de ciencia social, pero no creo que el copywriting pueda considerarse una ciencia al igual que tampoco lo es el blogging o el community management. Si acaso es una técnica o una especialización de la comunicación.

«El trabajo de un copywriter consiste en cautivar al lector, enamorar a quien se para a leer su contenido. Es decir, está conversando con el lector. (...) El trabajo de copywriter es agotador porque tienes que tener en cuenta muchos detalles. (...)»

Atraer, cautivar y establecer un diálogo con el lector es el objetivo de cualquier texto escrito, no solamente del copywriting. Es decir, si un texto no conecta con el lector, ya sea un artículo, una novela o una página de ventas, este deja de leerlo y pasa a otra cosa, con lo cual no se está consiguiendo el objetivo deseado. Y para lograr ese objetivo hay que tener en cuenta muchos detalles. Eso es lo que diferencia a los buenos redactores (o copywriters) de los malos.

«Un redactor digital, es esa clase de persona que escribe muy bien, es muy majete, pero no tiene como objetivo persuadir. Es decir, su finalidad no es vender sino generar conversación con su público. Un redactor suele escribir post, páginas webs corporativas, textos en redes sociales… para que te hagas una idea. El copywriting es un escalón más a la redacción digital. Casi todos los copywriters han sido primero redactores digitales. Yo, de hecho. Te manejas muy bien en ese campo y, evolucionas un poco más allá.»

Vaya, pues me debo haber quedado anticuado porque llevo más de 13 años en esto y sigo siendo un triste redactor… ¡Al menos me alivia saber que soy majete! No me queda muy claro qué hay que hacer para subir de escalón: ¿basta con apuntarse a un curso impartido por otro copywriter? Por otro lado, ¿un artículo para blog en el que explicas lo maravilloso que es un producto o un texto de venta en redes sociales… ¿no tiene como objetivo persuadir?

«En el periodismo o en la redacción de un artículo, solemos utilizar palabras más técnicas, más cultas y alineadas con el tema tratado. Y también un tono neutro, que no pretende ser igual que el del lector. En copywriting, hay que huir de los tecnicismos, de un lenguaje que suene demasiado experto y de un tono distante. Todo se basa en escribir tal y como hablarías con esa persona si la tuvieras delante. Para eso, usamos frases sencillas, de forma que el interlocutor las entienda a la primera, sin tener que releer una y otra vez.»

Creo que elegir el tono y el nivel de lenguaje adecuado es un requisito fundamental en cualquier tipo de texto. En la facultad de Periodismo tenía un profesor que, cuando le entregabas un trabajo, siempre te decía: «¿Estás seguro de que tu abuela lo entendería? Si no es así, dale una vuelta». No creo que escribir con claridad y cercanía sea una competencia exclusiva de los copywriters, de hecho es algo que distingue saber escribir de saber redactar.

«Puedo decirte sin temor a equivocarme que de media, de copy se gana más dinero que de redactor. (...) Las razones son varias: el beneficio directo de aplicar el copy es muuuuy apetecible (¿quién no quiere vender más?), te debes formar para poder escribir páginas de venta, hay que dedicar muchas horas a cada proyecto y un largo etc.»

Es cierto que las tarifas de redacción están por los suelos, debido a la gran cantidad de personas que ofrecen este tipo de servicios, con un nivel de preparación mayor o menor. Aunque no creo que solo por el hecho de convertirte en copywriter vayas a ganar más dinero como por arte de magia: que fijes precios más altos no es garantía de que vayas a vender más. Es el mercado el que determina cuánto están dispuestos a pagar los clientes y, con la actual proliferación de personas que se dedican al copywriting, los precios tenderán a la baja.

«No podemos confundir al redactor de contenidos con el copywriter por varias razones: el redactor trata lo genérico; el copy, lo específico; el redactor atrae; el copy convierte; el redactor busca la atención del lector; el copy, la acción del lector.»

Siguiendo el mismo argumento, me pregunto: ¿no existen redactores especializados? ¿Solo genéricos? ¿Se puede convertir sin atraer antes al lector? ¿Se puede mover a la acción sin captar previamente la atención? ¿O es que el copywriter solo interviene en la parte final del proceso y de la primera parte se encarga el redactor? No sé, para mí que falta algo…

«Un redactor de contenidos es aquel profesional que escribe contenidos de forma recurrente en un blog corporativo o personal con la finalidad de atraer usuarios al sitio. (...) El copywriter es aquel profesional que utiliza técnicas de escritura persuasiva para aumentar las ventas o contrataciones de servicios de una marca, ya sea personal o empresarial.»

¡Qué manía con encasillarnos! Un redactor puede escribir muchos más tipos de contenidos que artículos para blog (aquí va una lista con decenas de servicios de redacción que puedes ofrecer). Y, cuando escribes para empresas (que son el principal cliente de los redactores, todo va orientado a vender: la imagen corporativa, la confianza en la marca, la reputación de un portavoz, una noticia o novedad de la empresa… ¡Siempre estamos vendiendo algo!

Entonces… ¿un redactor y un copywriter son lo mismo?

Para mí, sí. Es decir, considero que un copywriter es simplemente un redactor especializado en contenidos publicitarios o persuasivos. Si me apuras, podemos añadir que también está especializado en contenido digital, aunque hoy en día… ¿no escribimos todos para Internet?

Es como decir que un ingeniero de puentes y caminos es algo totalmente distinto a un ingeniero a secas. No existe una dicotomía entre redactor y copywriter, porque un copywriter es un tipo de redactor especializado en contenidos de venta para Internet. Pero en lugar de designarlo como redactor publicitario, no sé por qué se prefiere usar el término copywriter.

Eso no quiere decir que un copywriter sea mejor o peor que un redactor, ni que gane más dinero, ni que esté mejor preparado, ni que concilie mejor, ni otras tonterías que se leen por ahí. En este sentido, coincido con la explicación sobre las diferencias entre redactor y copywriter que nos ofrece el compañero Ivo Fiz en el siguiente vídeo (si no tienes hasta visto a Ivo en acción antes, no te asustes: es un poquito intenso, pero siempre merece la pena).

En conclusión: creo que no deberíamos hablar de redactores y copywriters como si fueran dos profesiones distintas, porque al final nos estamos refiriendo a lo mismo: profesionales de los contenidos, que se ganan la vida ayudando a sus clientes a comunicar mejor (para vender, para atraer tráfico, para mejorar su reputación, etc.) y que cada día tienen que encender el ordenador y salir a buscarse la vida en Internet con las palabras que escriben.

Actualización: la diferencia entre redactor y copywriter, a debate con Ana Miller

Como consecuencia de la polémica generada por este artículo, la compañera Ana Miller (copywriter y especialista en escritura persuasiva) me invitó a debatir sobre este tema en su magnífico podcast.

Acepté encantado y tuvimos una charla estupenda sobre el tema, que se extendió a otros aspectos de nuestra profesión como las tarifas bajas, las ofertas de trabajo abusivas para redactores y copywriters, los pasos para conseguir vivir de lo que escribes, etc.

Puedes escuchar la entrevista en el reproductor de arriba o en la web de Ana Miller, donde encontrarás otros podcasts muy interesantes con profesionales de los contenidos.

¿Y tú qué opinas: crees que un redactor y un copywriter son dos cosas distintas?

Comentarios

  • Redactor Freelance
    28 agosto 2019 at 08:32

    Gracias a ti por esta valiente aportación, Noelia.

    Yo también creo que deberíamos circunscribir la definición de copywriter a «redactor publicitario/persuasivo/creativo» y no arrogarle otras cualidades que son propias de cualquier redactor (formación, conocimiento del medio, estudio del contexto del cliente, etc.) o directamente fantasiosas (como que ganan más dinero solo por el hecho de serlo).

    ¿Lo que estudiaste en publicidad y relaciones públicas te ha sido útil en tu actual etapa como copywriter? Por cierto, ¡tu web está estupenda!

  • Noelia
    27 agosto 2019 at 21:09

    hola Roger

    Si por algo nunca me atreví a escribir sobre estas diferencias entre redactor y copywriter, es porque realmente nunca lo tuve tan claro.

    Yo fui estudiante de publicidad y relaciones públicas en 2002 y la figura del copywriter no me era desconocida, siempre como redactor de textos persuasivos (copywriter de agencia). La terminología que se le está dando últimamente no solo confunde, sino que engaña, además, deliberadamente.

    Todos tratamos de diferenciarnos en un mundo cada vez más competido, pero he leído algunas definiciones que sinceramente, dejan mucho que desear.

    Yo fui contratada gracias a este blog como redactora de contenidos. Querían que fuera una copy quien lo hiciera, para aportar al blog esa visión más general con contenidos de tipo persuasivo. Creo que con este tipo de comentarios y posts, tan sólo confundimos más a un público que puede inequívocamente creer que son dos profesiones diferentes y no complementarias.

    Veo que este artículo ha generado mucho debate y eso es bueno, pues quiere decir que no estaba tan claro el asunto.

    Gracias por tu labor tan necesaria y por este blog, todo un referente en el sector.

    Un abrazo
    Noe

  • Redactor Freelance
    27 agosto 2019 at 16:14

    ¡Gracias! Esa es la idea: compartir conocimientos, experiencias y visiones sobre el mundo de los contenidos, con respeto y apertura de miras para entender las diferentes percepciones que podemos tener sobre un mismo asunto y enriquecernos con el intercambio.

    Una mentalidad cerrada no nos lleva a ningún sitio y menos aún cuando trabajamos con una materia prima volátil y delicada: las ideas.

    Un abrazo

  • N José Vásquez
    27 agosto 2019 at 15:23

    Hola, amigo Roger. Primeramente, le doy gracia a Dios, porque estimo que me ha traído al lugar practico y desde la perspectiva adecuada, para la nueva jornada que he emprendido.Mi parecer y aporte, tiene como punto de partida una expresión usada por el amigo Ivo Fiz: "mentalidad rígida". Yo le añadiría, "mentalidad cerrada", que es mucho peor. Necesitamos una mente con disposición de humildad, para estar abierta a los cambios y aprender de aquellos que no solamente tienen la formación, la teoría; sino también la práctica, la experiencia. Estos aspectos, una mente humilde los reconoce y se beneficia de ellos, en el buen sentido de la palabra.

    Cuando leí el articulo: Marketing Relacional, tuve que disminuir al mínimo la velocidad de mi proyecto, para documentarme de esta herramienta y aplicarla.Porque, creo que su contenido central es humano y practico. También, he incorporado a mi aprendizaje lo que la señor Rosa Morel llama: la estructura de la web. Mi proyecto, sin pretender ser excluyente, está dirigido a la comunidad cristiana.Así que, debo procurar en términos continuar con mi formación para presentar una propuesta de calidad, sino también un beneficio a las personas.

    Finalmente, en mi experiencia y gracias a Dios. Me fue necesario, más allá de la acepción más simple que tiene la palabra: redactor, adquirir y desarrollar, digamos, habilidades de nuestro idioma español, inherentes a la lingüística y su gramática.No obstante, sigo aprendiendo. Por eso, mi profundo respeto a los profesionales que se encuentran en este medio. La Biblia y la vida nos muestran principios. Por tanto, primero es una cosa y luego la otra. Así que, respetando los diferentes puntos de vista, primero se es redactor y luego vamos aprendiendo según las necesidades. En toda caso, Roger, que Dios lo siga bendiciendo en compañía de todos los que formamos parte del escritorio de redactores de su blog y también a los distintos colaboradores que escriben y aportan en el mismo. Soy nuevo acá, pero me voy a atrever a escribir lo siguiente: sigamos adelante aprendiendo juntos, porque cada día que pasa, también aumentan las exigencias de todo tipo. Amen, gracias y saludos.

  • Redactor Freelance
    27 agosto 2019 at 13:57

    Javi, muchas gracias por pasarte por mi blog para dar tu opinión sumamente cualificada al respecto.

    Estoy de acuerdo en que hay diferentes tipos de contenidos y especializaciones, pero para mí todos somos redactores con el sufijo que queramos añadirle. No tiene sentido intentar crear una categoría aparte para la que, como se aprecia en esta recopilación y en los comentarios de este hilo, no existe consenso.

    Yo también recuerdo con mucho cariño el I Encuentro de Redactores Digitales (que no de copywriters, aunque haberlos, habíalos 😉 y espero que Rosa y tú os animéis a repetirlo aunque sea cada cuatro años, como los Juegos Olímpicos.

    Lo de Eli Romero y su equipo, con quien he tenido el placer de trabajar, es otra especialidad (comunicación a medios) en la que la redacción es solo una parte, igual que en la redacción publicitaria el texto va acompañado de un montón de trabajo más que profesionales como tú os encargáis de dar a conocer y reivindicar en su justo valor.

    En fin, solo por el intercambio de pareceres que está propiciando entre compañeñeros de profesión, creo que este artículo ha valido la pena.

    ¡Un abrazo!

  • Redactor Freelance
    27 agosto 2019 at 13:49

    ¡Hola Ivo! Tenía muchas ganas de «empotrar» tu genial vídeo en mi blog y al final lo he conseguido. 😉 Creo que tú mejor que nadie puedes opinar sobre este tema, porque has escalado desde los abismos de las plataformas de redacción a la cima del copywriting.

    Seguro que se pueden justificar claras diferencias entre redactores y copywriters, pero como explicas en tu vídeo, no son para nada las que se oyen a veces por ahí.

    ¡Un abrazo!

  • Ivo Fiz
    27 agosto 2019 at 13:17

    Querido Roger.
    Gracias por arrojar luz a este debate absurdo y, por supuesto, muchas gracias por tu amable mención.
    Eres un gran profesional.
    Con cariño,
    Ivo Fiz

  • Javi Pastor
    27 agosto 2019 at 12:59

    ¡Hooola, Roger!

    En primer lugar, un saludo y espero que todo te vaya bien. Parece que hayan pasado siglos desde que estuvimos allí en Madrid en el evento de redactores digitales, cómo ha cambiado la cosa madre mía 🙂

    Realmente yo creo que son dos cosas parecidas, pero a la vez distintas. Es decir, ambos perfiles escriben, tienen un objetivo y normalmente buscan que alguien haga algo en concreto. Por otro lado, lo que tiene que escribir cada uno de los 2 perfiles es muy diferente.

    Por ejemplo, para mí no tiene nada que ver escribir un artículo sobre técnicas de cocina para profesionales con una página de ventas del programa formativo o taller que puedo enlazar desde ese mismo artículo. Ambos están unidos, tienen un objetivo común, pero considero más difícil lo segundo a lo primero. Esto es 100% subjetivo y para cada uno será distinto.

    Hay otro tipo de trabajos escritos, como el de las notas de prensa, que ya sí veo muy diferentes a los que podemos hacer los copys o redactores. Conozco muy de cerca este tema porque colaboro con Eli Romero y, sinceramente, yo soy malísimo escribiendo esas notas de prensa. Prefiero que lo hagan ellas o cualquier persona que entienda cómo funcionan los medios, al igual que los entiendes tú por tu formación y experiencia.

    Esto no quiere decir ni que los redactores sean menos que los copys ni que un copy sea todopoderoso y pueda escribir lo que le salga del alma. De hecho, dentro del copy hay gente que es muy buena escribiendo emails y es pésima haciendo páginas y viceversa. Es más, me he encontrado gente que hace muy buen copy para web, pero que a la hora de escribir artículos es mejor alejarlos de WordPress lo máximo posible.

    Al final en este sector estamos en un mundo brutal de grises donde la frontera entre la mayoría de los conceptos y profesiones es mínima. Yo creo que hay veces que nos molestamos todos en diferenciar las cosas cuando, al final, lo único que tenemos que hacer es explicarle a la gente lo que se puede hacer para ganarse la vida escribiendo a través de muchos medios.

    Eso es algo que haces tú desde hace muuuucho tiempo y muy bien y que muchos otros, entre los que me incluyo, intentamos hacer también. Para mí eso es lo bueno, siempre y cuando ayudemos a gente a que se convierta en redactor, experto en gabinete de prensa, copywriter, UX copywriter, neurocopywriter o cualquier etiqueta que aparezca en 2020 😀

    Y para finalizar, estoy totalmente de acuerdo en que hay ciertos actores en el mercado que están devaluando las tarifas de redacción. Eso sí, a su vez hay otros que intentamos remar en el sentido contrario para que eso no ocurra y damos las herramientas para que puedan ser algo más que “un redactor que lee 4 artículos y hace un batiburrillo de lo que ha leído”.

    Esa clase de redactores, que son los que cobran esas tarifas mínimas, siempre estarán ahí cobrando sus cuatro duros. Pero todo el que quiera ir más allá, crear artículos en condiciones, especializarse, manejar estrategias editoriales y saber de diferentes ramas complementarias que tú has comentado en el post, podrán tener sus buenas tarifas y cobrar por un trabajo bien hecho.

    Total, menuda chapa he soltado. Espero que se entienda algo y que al final entre todos consigamos que los redactores, seamos del tipo que sea, nos llevemos bien y rememos juntos.
    Es lo que intentamos en su día Rosa y yo con el evento de redactores digitales, aunque no se repitiera la experiencia por desgracia. Y es algo que tú haces desde hace mucho tiempo, así que todos te debemos un poquito 😉

    Un abrazote

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 17:30

    ¡Un placer tenerte por aquí, Jonatan!

    Me consta que tú has empezado picando piedra desde abajo y sabes perfectamente de lo que hablas.

    Como explico en el artículo, no estoy de acuerdo en que un redactor escriba solo artículos para blog ni en que la redacción persuasiva o los textos "importantes" de una web sean competencia exclusiva de los copywriters.

    Para mí, un copywriter es simplemente un redactor publicitario o persuasivo.

    Como dices, al final es todo una cuestión de palabras. Me parece estupendo que cada uno se defina como quiera, que yo sepa nadie expide títulos oficiales de redactor o de copywriter. Pero algunas cosas que se leen por ahí resultan bastante absurdas e incluso ofensivas, aparte de inducir una confusión innecesaria en los clientes.

    No se trata de dar valor a una especialidad denigrando otras. Un redactor puede estar tan bien formado, trabajar en textos igual de importantes y cobrar lo mismo o más que uno que se haga llamar copywriter solo porque ha hecho un cursillo de 30 días.

    Dicho esto, bienvenida sea siempre la formación, la cualificación y el trabajo de calidad. En eso no hay discusión que valga.

    ¡Un abrazo de teclado a teclado, amigo!

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 17:08

    Rafa, no lo intentes con "redactor autónomo" porque yo ya lo probé y no me comí una rosca.

    El tema del esquema "piramidal" de los cursos de copywriting es para analizarlo en un artículo aparte. Observo que hay personas que han hecho un curso para convertirse en copywriters y luego crean su propio curso para formar a nuevos copywriters.

    ¿Será que mola más ser profesor de copywriting o es que da más dinero que dedicarse a escribir copy?

    Incluso he empezado a ver copywriters que se quejan de que alumnos suyos hayan comenzado a impartir formación (interpreto que el contenido de los cursos debe ser parecido).

    Aplaudo la formación de calidad en todas sus formas, pero esto no puede acabar bien…

  • Jony
    26 agosto 2019 at 17:05

    Hola Roger,

    Antes que nada darte las gracias por mencionarme en tu blog. Es para mí un orgullo porque es un espacio donde se aprende mucho de la redacción.

    Y es bueno este tipo de webs porque hay muy poca información de calidad sobre este tema, cosa que no solamente es necesario para que los nuevos redactores aprendan a ser mejores profesionales, también por aquellos clientes que quieren contratar un buen servicio de redacción.

    Dicho todo esto, entiendo perfectamente tu punto de vista. De hecho, eso mismo me preguntaba yo cuando empecé.

    Es cierto que el copywriter existe mucho antes de la fiebre de Internet. Lo único que ahora se han tenido que adaptar a los tiempos modernos para que la profesión evolucionara y, con ello, han aparecido nuevos profesionales del sector.

    Antes que nada, he de decir que yo siempre me he considerado redactor y no copywriter. Y es cierto que parece que haya una frontera divisoria entre ambos mundos y,en realidad, lo ideal sería que ambas profesionales se convirtieran en una sola, de ahí la llegada del SEO copy.

    Aunque es cierto que no estoy de acuerdo cuando se dice que un redactor "a secas" no quiere aprender. Vaya, no conozco a nadie que no quiera aprender. Mejorar equivale a ganar dinero.

    Otra cosa es hablar de aquellos redactores que simplemente no se le pueden considerar como tal porque su redacción es pésima, copian, entre otras cosas… Esto creo que sí sería interesante a debatir porque, por culpa de esas personas (sin mencionar los típicos post " conozco una web que por 1 euro por cada 100 palabras te hacen textos profesionales") los precios se prostituyen y cuesta más vivir de esto.

    En consecuencia, hay una falsa creencia sobre los precios baratos de la redacción que no solamente perjudica a los redactores, también los propios dueños de la web porque invierten sin conseguir sus objetivos.

    Sin embargo, para diferenciar qué es un redactor a secas de un copy, el redactor a secas se dedica a informar y atraer desde los artículos de un blog. Eso sí, debe saber de SEO porque entonces simplemente no es profesional. Tiene que ser capaz de saber añadir palabras clave de forma natural para que se posicione el post.

    El copy es aquel profesional que escribe para generar conversiones (ventas, leads,…), trabaja en secciones importantes de una web y escribe en landing pages, además de tener servicios de email marketing.

    El copy persuade, el copy genera conversiones.

    Sin embargo, según lo que comentas que haces y que sé de buena tinta que eres un profesional, tú tienes que estar en el ramo que estamos muchos: en el SEO copy.

    Sabes de SEO, eres capaz de informar, persuadir y sabes técnicas de ventas, seguramente sepas trazar una estrategia de links internos, sin descontar que has trabajado como periodista.

    ¿Alomejor nos tendríamos que llamar SEO copys? Esta pregunta la dejo en el aire…

    Este es mi punto de vista y, por supuesto, todo es debatible. De hecho, es necesario porque así todos aprendemos.

    Parece que dé miedo hablar de aprender cuando ya eres un profesional. Soy de los que pienso que aprender es imprescindible para no quedarte atrás.

    Así que si este hilo de conversación sirve para que todos aprendamos conceptos nuevos ¡Bienvenido sea!.

    Este es mi humilde punto de vista.

    Un abrazo fuerte Roger

  • Rafa Moya
    26 agosto 2019 at 16:50

    Son los propios formadores los que, interesadamente, se preocupan en diferenciar muy bien redactor y copywriter. Solo hay que darse una vuelta por sus blogs para verlo.

    Algunos literalmente dicen que un copywriter está capacitado para ser redactor desde el día 1, pero que un redactor no puede ser copywriter (mientras que no pague por su formación y obtenga "el título", claro).

    Sí, la especialización es lo que te da la pasta en cualquier tipo de trabajo.

    Sin embargo, en la redacción solo se aprecia este valor si aparece por ahí el palabro en inglés "copywriting".

    ¿Por qué? Bueno, en mi opinión, porque no hay un ejercito de "formadores" haciendo marketing online para vender las bondades y beneficios de otras especializaciones (o al menos no tantos y con tanto alcance como copywriters superstars).

    Y también porque hay decenas de agencias de redacción de contenidos por encargo, que han convertido el proceso de la redacción en una cadena de montaje (que a su vez es consecuencia de cómo Google ha transformado la industria de la generación de contenido en internet, es decir del SEO para monetizar):

    – Cientos de redactores low cost (0,01 palabra o menos) que aporrean el teclado al peso simplemente haciendo versiones de los textos que ya hay publicados en internet (que a su vez son versiones de versiones porque la bola de nieve se hace más grande cada día).
    – Un corrector que enmienda todas las faltas de ortografía y erratas del redactor y que adapta las expresiones que no cuadren al castellano.
    – Un revisor que se asegura de que es un texto que posicionará en Google según el pedido.
    – Un copy que es el que supuestamente saca oro del texto, refina el mismo y le añade toda la persuasión y "magia".

    ¿El resultado? Se piensa en el copywriter como en el "delantero centro" de los textos.

    Es mucho más difícil hoy día trabajar tu marca personal autodenominándote redactor que colgándote el título de copywriter porque has hecho un curso.

    Yo lo estoy intentando últimamente como "escritor freelance", a ver si con la combinación de escritor y un palabro en inglés que queda más chulo que "autónomo", va mejor. 😀

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 14:00

    ¡Desnudo no, llevo el pijama de trabajar en casa!

    Creo que un redactor puede hacer copywriting si está formado en técnicas de redacción persuasiva, es decir, lo que viene siendo un redactor publicitario.

    Igual que un redactor médico es un medical writer. No son profesiones distintas, si acaso especialidades diferentes.

    Finalmente, cada uno es libre de fijar las tarifas que quiera… siempre que encuentre a alguien que las pague. Si consigues una página de ventas que haga que tu cliente venda veinte veces más, entonces seguro que querrá pagarte veinte veces más, ¡y guardarte en una caja fuerte para que la competencia no sepa que existes!

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 13:56

    Hace tiempo que estoy detrás de entrevistar a un redactor publicitario de los "old school", de los que trabajan en agencias de publicidad y crean campañas para grandes marcas, para profundizar en esta profesión, pero hasta ahora no ha habido suerte…

    La formación siempre es positiva pero creo que las expectativas en algunos cursos son un poco excesivas, al fin y al cabo por lo que sé básicamente se enseñan técnicas de redacción persuasiva, determinados formatos de venta online, marca personal, etc.

    No es que solo por haber hecho un curso ya vayas a ganar el doble que antes.

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 13:51

    Gracias por comentar, Marisol. A Maïder no tengo el placer de conocerla en persona, pero Javi es un gran profesional y estoy seguro de que sus formaciones merecen la pena.

    En efecto, si centramos la diferencia entre redactor y copywriter exclusivamente en la escritura persuasiva, entonces no tiene mucho sentido porque cada vez más el trabajo del redactor, especialmente el redactor web, está orientado a vender.

  • Marisol FR
    26 agosto 2019 at 13:23

    Buenas. Creí que era la única que cuestionaba lo del copywriter. Asistí a dos talleres gratuitos de Maiden y Javi Pastor y, la verdad, aunque debo decir que me agradó la personalidad de Javi, aún no terminó de convencerme la diferencia entre Redactor y Copywriter. Entendí que lo segundo era más orientado a la persuasión, pero muchos artículos informativos también "persuaden", por ejemplo si escribo algo relacionado al Amazonas puedo "persuadir" a la gente que planten árboles para proteger la selva. Obvio no es algo relacionado a las ventas, pero igual me cuelgo de la persuasión. Quizás en sus cursos de pago expliquen más, pero son carísimos y no estoy segura de que pueda comprender al fin de qué trata. Y como dices, el "copywriter" es el redactor publicitario al fín y al cabo, y es algo que existe hace muchos años solo que le cambian la palabra en inglés para que se vea interesante (?) Saludos.

  • Xuancar Navarro
    26 agosto 2019 at 12:33

    ¡Buena la has hecho, Roger! ¡El Rey va desnudo!

    Básicamente coincido con tu planteamiento en que un buen redactor debería de ser capaz, con la formación adecuada, de escribir textos persuasivos. Pero también reconozco que encontrar las palabras y el tono que enganchen al lector en este tipo de redacción es bastante más complicado, requiere más imaginación y un dominio del lenguaje que no todo el mundo posee.

    La mayoría de mi trabajo es de redacción, pero también he llevado a cabo trabajos de copywriting. No sé si es por la falta de costumbre, o porque al cobrar más caro las expectativas y el nivel de autoexigencia que me impongo son mayores, pero a mi me cuesta bastante más sentirme satisfecho con el resultado final en este tipo de trabajos.

    Pero también creo que probablemente si la mayoría de mis encargos fueran de esta clase tendría la mente más entrenada a la elaboración de textos persuasivos y me costaría menos.

    En resumen, creo que si eres un buen redactor, puedes hacer trabajos de copywriting, y en mi opinión sí que hay bastante de marketing en todo esto. Si te fijas, la etiqueta de copywriter se la otorga uno mismo, no hay un test o una prueba que te valide como tal.

    No digo que todas esas personas que son referentes en el copywriting no sean talentosas. Pero desde luego no son veinte veces más talentosas que yo para cobrar veinte veces más caro por su trabajo de lo que yo cobro por el mío.

  • Redactor Freelance
    26 agosto 2019 at 12:01

    Exacto, Abel, creo que todo el artículo se podría resumir en esa frase. Lo demás es palabrería innecesaria, pero bueno, parece que en eso consiste la mayoría del marketing…

  • Joana Sánchez González
    26 agosto 2019 at 11:49

    Hola,

    La única diferencia estriba en tener un blog cuqui, un canal de YouTube, crear talleres donde enseñan a escribir de manera persuasiva para vender y poco más.

    En una ocasión, asistí a uno y me tuve que ir porque duraba dos horas, ella estaba encantada de oír su voz, pero a mí me empezó a doler la cabeza y lo más grave: no aprendí nada.

    En mi caso he estudiado publicidad y relaciones públicas, y el redactor publicitario siempre ha sido lo mismo que el copywriter, ejem es LO MISMO pero dicho en inglés.

    Yo no me dedico a generar contenido sin más. Todo tiene su motivo en un artículo: el título, subtítulo, las palabras clave, las llamadas a la acción.

    En fin, como en todas las profesiones hay personas a las que les gusta aparecer en las listas de los mejores, y no siempre los que más ruido hacen lo son.

    Conozco a redactores publicitarios muy buenos, con mucha experiencia y ganan su dinerito pero pasan de aparecer en todos los eventos que se organizan. Es cuestión de personalidad.

    Ah, mi libro sobre los redactores Diario de una Redactora Peculiar lo podéis encontrar en Amazon, al fin y al cabo es un homenaje a los redactores anónimos.

    Besos y en un segundo plano también se vive y se logran clientes.

  • Unknown
    26 agosto 2019 at 11:43

    Tras ver primero el título del post y antes de leer el artículo completo, por mi cabeza pasó la misma "diferenciación" que haces tú, Roger y que, fundamentalmente es ésta que señalas:

    "Es decir, considero que un copywriter es simplemente un redactor especializado en contenidos publicitarios o persuasivos".

    Me alegra coincidir contigo.

    Un saludo.

    Abel

Añade un comentario