Aprende a escribir más rápido y mejor con los mapas mentales

Escribir buenos contenidos no es fácil, sobre todo ahora que los clientes exigen redactar artículos para blog cada vez más largos y complejos. Por eso he querido invitar a Lorena Díaz, una compañera redactora y correctora, a hablarnos de los mapas mentales. Una herramienta muy poderosa para mejorar tu trabajo de redactor freelance, que además es fácil de poner en práctica con algunas herramientas gratuitas. ¡A mí me ha encantado!

Aprende a escribir más rápido y mejor con los mapas mentales

¿Qué son los mapas mentales y de dónde vienen?


Los mapas mentales se han vuelto imprescindibles en mi día a día como redactora, me ayudan a ser más productiva y eficiente, por eso decidí compartirte más sobre esta gran herramienta.

Pero, comencemos por el principio, ¿qué son los mapas mentales?

Probablemente muchos los vimos en algún punto de la escuela, ya sea en la educación básica (primaria) o secundaria, pero como es un tema que viene y se va, recordemos un poco sobre ellos.

Los mapas mentales son diagramas con colores. Se toma una idea principal y, como un apunte visual, comenzamos a colocar frases, imágenes, palabras y todo tipo de ideas alrededor. Pueden colocarse en el sentido del reloj o a “contrarreloj”, como nos funcione mejor. Se vuelve la representación gráfica de un tema, con líneas que van interrelacionando las ideas con sus conceptos secundarios o específicos.

A continuación te muestro un ejemplo de un mapa mental creado para escribir un artículo sobre la localidad turística de Xilitla, en México:

ejemplo mapa mental

¿Por qué son tan conocidos? Aunque existen desde siempre (se dice que Leonardo Da Vinci los utilizaba), Tony Buzan fue la persona que impulsó su uso en 1974, cuando publicó el libro Use your head. En español este libro no salió hasta 1987 y se llamó Cómo utilizar su mente. Desde entonces, este mismo autor ha publicado otros libros sobre mapas mentales con gran éxito.

Fue él quien nos hizo ver que el cerebro está lleno de conexiones neuronales y cuando vemos una imagen de estas conexiones podemos ver un enramado de neuronas y los enlaces más azarosos, algo que no reflejamos cuando intentamos meter todo en un formato lineal o plano.

aprende a usar mapas mentales en tu trabajo de redactor


Nuestro cerebro conecta las ideas de forma lógica y creativa, así que los mapas mentales lo emulan bastante bien.

El cerebro y los mapas mentales


Como los mapas mentales emulan el funcionamiento del cerebro, ayudan a organizar mejor las ideas, comprender con mayor facilidad y retener mejor la información.

Cuando estoy escribiendo algo o recopilando información uso el mapa mental, como apoyo o para volcar la información, y ante una interrupción solo atiendo lo que haya surgido y al regreso sigo capturando información donde me quedé o leo de nuevo la frase o palabra clave del mapa mental y retomo con facilidad el hilo de la redacción, aunque me haya quedado a medio renglón. El proceso de generación no se interrumpe y no pierdo la idea.

¿Sabías que los mapas mentales pueden ayudarte a escribir mejor y más rápido? @Hablandodletras te cuenta qué son, cómo funcionan y las mejores herramientas gratuitas para crearlos. ¡Abre tu mente! Clic para tuitear 

Al permitir la creatividad hasta este punto, al momento de redactar las ideas son 100% originales, quedan mucho más integradas e incluso permite tomar una perspectiva mucho más integral. También, al momento de terminar la recopilación se jerarquiza o categoriza y gracias a sus elementos visuales (colores y líneas curvas) se siente mucho menos pesado este paso.

¿Por qué usarlos?


Ahora que sabemos qué son, ¿por qué habríamos de usar mapas mentales? Aunque todos tenemos nuestro propio método para redactar y planear proyectos, si son en algo como yo era, tratamos de crear categorías antes de comenzar, enlistar los puntos importantes y meter las ideas en un formato plano.

A muchos les funciona eso, pero definitivamente yo debía concentrarme tanto para realizar redacciones que cualquier cosa me distraía y me hacía enojar. Si entraba una llamada, si aparecía un correo importante (que intentaba ignorar) o si recordaba alguna tarea importante que debía apuntar, eran interrupciones no bienvenidas que me hacían perder el hilo de la idea.

como hacer mapas mentales para redactores

Al momento de sentarme de nuevo en la computadora releía el último renglón, recurría a la información que estaba usando y si el renglón estaba incompleto tenía que borrarlo y escribirlo de nuevo con la nueva idea que había aparecido ante la información, porque no recordaba cómo iba anteriormente.

Era exasperante y me hacía muy recelosa de mi tiempo de trabajo. Afortunadamente, ya no tengo ese problema.

Eso nos lleva al siguiente punto, donde veremos que los mapas mentales tienen muchas más aplicaciones que simplemente escribir.

¿Para qué sirven?


Si te parecen interesantes, quizás te preguntes para qué pueden servirte.

No solo son útiles para redactar artículos. Pueden ayudarte a aumentar tu productividad y aplicarse en áreas como la académica, laboral, académica y personal, ¡incluso para generar guiones! A la larga te ahorran bastante tiempo y te ayudan a llevar un mejor orden.

  • Lluvia de ideas. Como el mapa mental no tiene una estructura fija, puedes volcar todas las ideas que se te ocurran y al tener un aspecto radial, el cerebro va haciendo sus propias conexiones mientras vuelcas frases o palabras claves, haciendo que surjan muchas más ideas que en enumeraciones o listados. Al final puedes agrupar o categorizar.
  • Solución de problemas. Si estás atorado en algún aspecto escribe todo lo que se te venga a la cabeza, irás explorando distintos aspectos de una forma más integral y terminas enlistando pros, contras y alternativas sin darte cuenta. Es como seguirle el ritmo a tu cerebro.
  • Cambiar de perspectiva. De la mano con el punto anterior, si no ves claro en cualquier aspecto de tu vida, un mapa mental te permite usar cualquier sistema de gestión, como SMART o los 6 sombreros, para analizar el negocio, algún área personal o un proyecto y así considerar puntos de vista que quizás nunca hubieras contemplado.
  • Planeación. Las posibilidades de planeación con los mapas mentales son infinitas. Puedes planear eventos enlistando todo lo que requieres y luego poniendo más información al respecto, hacer un plan de mercadotecnia a 3 meses, delinear tus metas anuales, hacer tu planeación mensual o semanal, delimitar temas y subtemas para una presentación o artículo, planear proyectos comenzando con grandes temas y terminando con tareas específicas, organizar tus actividades o solo recopilar información de planeación.

¿Cómo se usan?


Ahora, puede sonar muy emocionante, pero ¿cómo empezar?

Por experiencia propia, creo que no hay mejor forma de aprender a usarlos que usándolos, pero, si quisieras alguna especie de pasos a seguir y recomendaciones, serían los siguientes.

  1. Redacta la idea central. Al centro de todo, tu idea clave.
  2. Agrega ramas alrededor. En sentido del reloj o en contra, explora temas y más temas alrededor del tema central, pueden ser ideas sueltas con imágenes, frases breves o palabras específicas. Las palabras clave son lo más recomendado, pero yo no he podido hacer un solo mapa donde todo sean “palabras clave”... Escribe todo lo que llegue a tu cabeza.
  3. Une todo. Ya que has volcado todas tus ideas, es momento de organizar. Debes jerarquizar y categorizar, hazlo una y otra vez hasta que quede de forma que te funcione. Todo debe estar conectado (tarda mucho menos de lo que suena).
En algunos artículos sí comienzo con categorías, por ejemplo, para turismo escribo primero: “Ubicación”, “Historia”, “Qué hacer”, “Dónde comer”, “Cómo llegar” y “Clima”.

A partir de esto comienzo a investigar y lleno en cada categoría la información pertinente, sin embargo, siempre termino escribiendo frases que no sé a dónde pertenecen y las acomodo hasta el final en una de estas categorías.

Elementos de los mapas mentales


Para utilizar mejor las herramientas o explicar tus mapas, pueden servirte los siguientes conceptos:

  • Tema central. Es el núcleo de tu mapa mental, puede ser imagen, frase o palabra clave.
  • Temas hermanos. Estos son subtemas, todos son del mismo nivel y puedes agregar muchos, pero en algún momento tendrás que ordenarlos o categorizarlos para darle orden a tu mapa.
  • Temas hijos. Son derivados de los temas hermanos. En la representación gráfica estos son los más pequeños y puedes agregar todos los que quieras, suelen ser para especificar el subtema.

Herramientas para crear mapas mentales


Los mapas mentales pueden hacerse en papel, como alguna vez nos enseñaron.

Pero, afortunadamente, en la actualidad hay muchas más herramientas.

Para el celular Android (creo que también existe para iPhone), he decidido que la mejor es miMind, probé varias, pero esta te permite compartir en PNG, JPG, PDF y mandarlo a tu correo sin costo. Solo te permite hacer 10 mapas gratuitos, pero en mi caso voy borrando los que ya utilicé, después de compartirme la imagen final. Tiene una versión en computadora, pero no es nada intuitiva y me pareció que entorpece el mismo proceso de usar un mapa mental. Sin embargo, ¡en Android es la mejor!

Para la computadora Windows (creo que también funciona en Mac), mi herramienta a ojos cerrados es Xmind ZEN. Es realmente intuitiva porque usas teclas como “Enter”, “Tab”, “Borrar” y las flechas de la computadora. Me descargué la versión de prueba, pero un mes después no he necesitado comprarla y con las funciones gratuitas que tiene son más que suficientes.

Si no quieres descargar nada o no se puede, en internet he llegado a utilizar Coogle. Es el mapa mental de Google y no me encanta porque las ideas quedan desordenadas y si las quieres acomodar solo se puede de manera manual. Si tienes una idea muy creativa o no puedes acceder a otras plataformas puede funcionar.

Llevo usando mapas mentales relativamente poco tiempo, pero ahora si no los uso siento que los artículos quedan acartonados, poco frescos y menos hilados (por supuesto que hice un mapa mental para este artículo sobre mapas mentales).

ejemplo mapas mentales


Además, los he utilizado para mi planeación mensual dándome una guía rápida y para el área académica, ayudándome a comprender y retener mucho mejor la información.

Creo que no hay mejor opción que probar una herramienta. Si decides que no es para ti, al menos la habrás conocido.

¿Qué te parecen los mapas mentales? ¿Los conocías? ¿Los usas? ¡Comenta!

NOMBRE DEL AUTOR
Lorena Díaz
Soy redactora, correctora de estilo y traductora desde hace varios años, porque amo el español ❤. Mi página web es www.hablandodeletras.com y espero que pronto Hablando de Letras sea una empresa digital. También me puedes encontrar en mis redes sociales o enviarme un correo electrónico.

CONVERSATION

6 comentarios:

  1. ¡Una herramienta superinteresante! Gracias por compartirla, habrá que investigarlo en profundidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha parecido muy interesante, Patricia. Yo uso otra técnica parecida que son los mapas de contenidos, pero es mucho menos visual y flexible. Lo explicaba aquí:

      https://www.redactorfreelance.com/2014/10/0-0-1-1039-5718-redactor-freelance-47.html

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Me da mucho gusto que alguien comparta esta herramienta tan útil para cualquier tema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo cierto es que las aplicaciones de los mapas mentales son muy amplias, incluso fuera del ámbito de la redacción y la creatividad. ¡Gran herramienta!

      Eliminar
  3. Muy buen artículo! muy útil, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te sea útil, Adriana. ¿Conocías los mapas mentales? ¿O qué sistema usas para planificar tus textos?

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Lo revisaré y publicaré lo antes posible.

Subir