¿Vale la pena traducir tu web o blog a otro idioma?

Una de las cosas maravillosas de trabajar de redactor freelance es que puedes recibir encargos de clientes de todo el mundo. Para ello, resulta muy recomendable traducir tu web o blog a otro idioma, aunque no es algo que hagan muchos redactores freelance. Trabajar con una página en varios idiomas supone una inversión de tiempo y esfuerzo, pero a menudo merece la pena y no es tan complicado como parece. ¿Lo vemos?

Vale la pena traducir tu web o blog a otro idioma

La paradoja de los redactores multidioma


Me llama la atención el hecho de que más de la mitad de los redactores freelance trabajan para clientes de otros países. Sin embargo, son muy pocos los han optado por traducir su sitio web a otro idioma. Esto resulta un poco contradictorio: ¿cómo vas a captar clientes en otras lenguas, si no te pueden encontrar buscando en su propio idioma?

Es cierto que traducir una web o blog a otro idioma requiere una considerable inversión de tiempo y dinero, sobre todo para mantener actualizadas las dos versiones (lo sé porque he trabajado en sitios multilingües para varios clientes y es un lío). Pero también puede generarte unos beneficios importantes a la hora de captar clientes. Analicemos las ventajas y desventajas de cada opción y luego las posibilidades que existen para traducir una web.

Ventajas de traducir una web o blog


Básicamente, los beneficios de traducir tu web a otro idioma incluyen:

  • Aumenta la cantidad de contenido que tienes para posicionar en Internet.
  • Incrementa las visitas que recibe tu página web o blog.
  • Permite que te encuentren clientes de otros países.
  • Demuestra tu capacidad de escribir en otros idiomas.
  • Transmite confianza a los clientes interesados en tus servicios.

En este sentido, he de decir que actualmente el 40 % de mis clientes proceden de otros países y estoy encantado con ellos. Por mi experiencia, los clientes que provienen de mercados más «avanzados» como Reino Unido, Francia o Alemania generalmente pagan tarifas más elevadas y valoran mejor el trabajo de los redactores freelance.

Desventajas de traducir una web o blog


Por otro lado, traducir tu web a otro idioma también tiene algunos inconvenientes:

  • Tienes que crear una versión o segundo sitio para cada idioma (más adelante veremos las distintas posibilidades para hacerlo).
  • También tienes que traducir las imágenes, botones, formularios y otros elementos estáticos de la web que pueden resultar complicados.
  • Supone el doble de trabajo a la hora de mantener y actualizar tu sitio.
  • Tienes que adaptar el contenido a los diferentes países (por ejemplo, si hablas de temas legales o muy locales).

Por estos motivos, creo que la traducción de una web o blog a otro idioma solo tiene sentido en los siguientes casos: a) Puedes escribir en más de un idioma y te interesa llegar a clientes de esos mercados; b) Deseas atraer a clientes de otros países que pueden estar buscando redactores en tu idioma (por ejemplo empresas globales que quieren promocionar sus productos o servicios en tu mercado); c) Tu web recibe bastantes visitas de otros países (puedes comprobarlo revisando las estadísticas de la web), por lo que la traducción puede ser interesante para convertir esas visitas en ventas; d) Tu sitio se dirige al mercado internacional, por ejemplo si tienes un blog de viajes o te dedicas al sector turístico.

La mitad de los redactores freelance trabajan para clientes de otros países, pero muy pocos tienen su web en varios idiomas. ¿Merece la pena? Clic para tuitear

Cómo traducir una web o blog a otro idioma


Existen cuatro opciones para la traducción de una web o blog a otros idiomas:

1) Traducir toda la web manualmente: por ejemplo, nuestra compañera Ana Maury es una redactora de Madrid que escribe en español, francés e inglés y tiene su página web en los tres idiomas. Tal y como ella misma explica: “A lo largo de mi trayectoria profesional siempre he prestado servicio en tres idiomas. Soy bilingüe francés-español de nacimiento, y además tengo muy alto nivel de inglés por haber trabajado muchos años en entornos internacionales. Por eso todas las traducciones las hago yo misma”. En este sentido, si lo tienes claro desde el principio, es mejor crear tu página web directamente en varios idiomas, en lugar de tener que traducirla posteriormente.

2) Usar un plugin de traducción multilingüe: la tecnología actual ofrece muchas facilidades para traducir una web a varios idiomas. Por ejemplo, LinguaVox es una agencia de traducción que ofrece un servicio de traducción de WordPress profesional en 150 idiomas. Para ello utilizan una herramienta que permite traducir tanto los textos y artículos del sitio como los menús, el texto de las imágenes, los formularios, las etiquetas de posicionamiento, etc. Francisco Fernández, gerente de la agencia, señala: "La traducción de páginas de WordPress es un servicio que nos piden a menudo, no solo las empresas sino también profesionales que quieren publicar su web o blog en varios idiomas sin complicaciones ni pérdidas de tiempo innecesarias".

3) Incluir los dos idiomas en la misma página: es una opción que veo que usan algunos freelance, poniendo primero por ejemplo el texto en castellano y luego la traducción al inglés. Personalmente no me gusta mucho, porque en contenidos un poco largos resulta bastante farragoso tener las dos versiones en la misma página. Y a nivel de SEO esuna mala idea, porque el título de la página, descripción, etiquetas solo los puedes poner en un idioma, de modo que Google ignora la mitad de tu contenido. Únicamente sería adecuado para páginas de presentación con muy poco texto, que es todo lo contrario de lo que se necesita actualmente si quieres posicionarte bien en buscadores.

4) Traducir solo algunas páginas de tu web: esta última posibilidad es adecuada si te interesa promocionar algún servicio puntual de tu sitio que esté dirigido a clientes extranjeros, aunque puede resultar un poco confuso que haya partes de tu web que estén traducidas y otras no. De todas maneras, es una buena forma de empezar a traducir una web a otros idiomas sin dedicarle el tiempo y esfuerzo que requiere traducir todo el contenido. Lo mismo sucede con la traducción de artículos para blog: si tienes muchos posts publicados, probablemente solo te resulte rentable traducir los más recientes.

Hay una quinta opción que en mi opinión no merece ser mencionada como tal, que es usar el traductor automático de Google. No lo recomiendo para nada, porque la calidad de traducción es bastante pobre y los posibles clientes llegarían a la conclusión de que te expresas bastante mal en el idioma en cuestión, por lo que no te contratarían.

Además, Google penaliza las traducciones automáticas (incluso las realizadas con su propia herramienta) porque considera que es contenido generado por máquinas, de modo que en lugar de beneficiarte podría hacer que tuvieras serios problemas de SEO.

En resumen: si escribes en varios idiomas o quieres llegar a clientes de otros países, traducir tu web o blog es muy recomendable porque puede abrirte muchas puertas. Aunque supone un trabajo adicional, con las herramientas disponibles actualmente, no es que sea lo mismo que volver a crear tu página web desde cero. También puedes realizar la traducción progresivamente, empezando por los servicios, artículos o contenidos que creas que pueden funcionar mejor en otro idioma. ¡El mundo entero puede ser tu mercado!

¿Escribes en otros idiomas? ¿Tienes clientes de otros países? ¡Cuéntanos en comentarios!


Roger Garcia
Roger Garcia
Soy periodista, redactor freelance y bloguero desde 2006. Escribo para otros porque quiero comprar tiempo para escribir para mí. Además, enseño a otras personas cómo ganar dinero escribiendo en «El Blog del Redactor Freelance» y en mi ebook «Guía del Redactor Freelance». ¡Si quieres hablar, contacta!

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Me parece muy buena idea para los textos fijos de una web, pero no tanto para un blog si ya tienes bastante contenido. De cualquier forma, si tienes un sitio con versiones en diferentes idiomas, digamos español e inglés, puedes hacer para la versión en el idioma extra artículos en esa lengua que solo se muestren en (digamos) la versión inglesa. Casi siempre nuestros blogs en las páginas profesionales son más de vitrina que otra cosa, así que deben bastar unos pocos ejemplos y no hay que desgastarse en duplicar contenido.
    No obstante, como consejo me parece valioso y trataré de irlo implementando. Buen post!

    ResponderEliminar
  2. Juan, estoy de acuerdo que cuando ya tienes un blog o página con mucho contenido traducirlo todo a otro idioma puede suponer una inversión de tiempo, esfuerzo y en ocasiones dinero difícil de rentabilizar.

    Como mínimo yo apuesto por traducir las secciones fijas (presentación, servicios, referencias, etc.) y, como bien recomiendas, traducir únicamente los últimos artículos del blog o aquellos que sean más significativos para el público de otros países al que te diriges (de nuevo, las estadísticas de la página pueden ser una buena ayuda para identificar las entradas más “internacionales”).

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roger: ¿Vale la pena traducir tu web o blog a otro idioma? Como soempre trayéndonos ideas buenísimas. Me quedo con este comentario que has hecho y ratifica lo que dices en el post. traducir las secciones fijas, servicios, etc y los últimos artículoso lo más relevantes. Un saludo desde Argentina A por ello Roger!!!

      Eliminar
    2. ¡Me alegro de que te guste la idea, Ana María! Personalmente es un tema que aún tengo que desarrollar bastante, pues solo tengo una descripción de producto traducida en mi web y mi perfil de LinkedIn. Sin embargo, a través de este blog cada vez me llegan más clientes de otros países interesados en el mercado hispano y acceden al sitio incluso con el traductor de Google. Cuanto más fáciles les pongamos las cosas, más oportunidades de negocio podremos conseguir. ¡Saludos!

      Eliminar

Gracias por tu comentario.

Lo revisaré y publicaré lo antes posible.

Subir