Suscripción

martes, 10 de enero de 2017

Pásate al libro electrónico: convierte tu vieja tableta en un práctico lector de ebooks

Si te han regalado una tableta nueva, ¡no tires la vieja! Con los sencillos pasos que te voy a explicar a continuación, puedes convertir una tableta anticuada o que va muy lenta en un práctico lector de libros electrónicos. Yo lo he hecho y desde entonces ha ocurrido lo que siempre dije que no pasaría: ¡he dejado de leer en papel y ahora lo hago solo en soporte electrónico! Déjame que te cuente un poco más.

Confieso que era de esas personas que siempre decía cosas como: «Yo prefiero leer en papel», «Un ebook no es lo mismo que un buen libro», «Ya estoy todo el día con el ordenador, no quiero mirar otra pantalla también en mi tiempo libre», etc. Pues bien: he tenido que rectificar esas palabras, porque hace unos meses empecé por casualidad a leer en formato electrónico... ¡y he descubierto que me encanta!



Todo comenzó este verano, cuando estaba de vacaciones. Siempre me llevo tres o cuatro libros que valen la pena. Pero este año calculé mal, y me los acabé rápido, durante la primera semana de descanso. Yo no puedo estar sin leer ni un día y donde suelo ir de vacaciones es muy tranquilo, pero no hay librerías ni bibliotecas. De modo que cogí el iPad y me compré un par de ebooks en la tienda de Amazon.

Al volver a casa, tenía un montón de trabajo y estuve un par de semanas sin tiempo para ir a mirar nuevos libros. De modo que seguí leyendo en la tableta, pero eso causaba algunas «discusiones» con mi pareja, que también la usa para navegar por Internet (y jugar al dichoso Candy Crush). 

Así que me acordé de que todavía teníamos en casa nuestra vieja tableta, una Samsung Galaxy Tab de hace unos años que dejamos de usar porque iba muy lenta y muchas aplicaciones recientes ya no funcionaban. Le hice un par de arreglos muy sencillos y desde entonces se ha convertido en mi lector de ebooks personal. ¡Ya no quiero volver a leer nunca más en papel!


Ventajas de leer ebooks en lugar de libros en papel


Como converso reciente al mundo del libro electrónico, no puedo resistir la tentación de citar todas las ventajas que he descubierto que ofrecen los ebooks frente a los libros en papel:

-En Internet puedes encontrar todos los libros que quieras: antes me pasaba un montón de tiempo recorriendo librerías y bibliotecas para encontrar alguna lectura interesante o libros antiguos o poco conocidos. Ahora solo tengo que conectarme a Internet y puedo encontrar todos los libros que me apetezca leer, incluso títulos que no están disponibles en papel porque solo se publican en formato digital.

-Los libros digitales no ocupan espacio: a lo largo de mi vida he llegado a acumular centenares de libros. Me siento orgulloso de mi biblioteca, pero mi apartamento es pequeño y ya no tengo sitio para más. Además, en todas las mudanzas que he hecho, el traslado de los libros se ha convertido en una pesadilla. En cambio, ahora puedo tener miles de libros en formato electrónico sin ocupar espacio y llevármelos a cualquier sitio (a Dios pongo por testigo que nunca volveré a quedarme sin lectura en vacaciones 😆).

-Los ebooks son más baratos o gratis: como ya comenté en otro artículo, el precio de los libros electrónicos en España es casi el doble que en otros países (unos 12 euros por ebook). Resultan especialmente caros las novedades y los bestsellers, si bien el resto de libros electrónicos suelen ser más económicos que sus equivalentes en papel. Además, puedes encontrar muchos ebooks muy baratos o gratuitos, cómo clásicos que han pasado a ser de dominio público o nuevos autores que quieren promocionarse.

-El formato digital ofrece otras ventajas: según la aplicación de lectura que uses, puedes marcar la página por la que vas, saber cuánto rato te queda para acabar de leer el libro, buscar palabras en el diccionario, hacer anotaciones... También puedes adaptar el tamaño de la letra para facilitar la lectura. Son pequeños detalles que se agradecen, la verdad.


Cómo convertir tu vieja tableta en un lector de ebooks


Ahora que ya he proclamado las ventajas de los ebooks, te voy a contar los sencillos pasos que debes seguir para convertir una tableta antigua en un potente lector de libros electrónicos. Es cierto que existen e-readers fantásticos como el Kindle de Amazon, pero... ¿por qué gastarte dinero en otro gadget electrónico si puedes reciclar un dispositivo que tienes en casa y ya no usas? Sigue estos pasos.

1. Restaura los ajustes de fábrica: el mayor problema de las tabletas y los dispositivos móviles en general es que, con el paso del tiempo, su funcionamiento se vuelve más lento y las nuevas aplicaciones dejan de ser compatibles. Es la llamada obsolescencia programada, un truco que usan los fabricantes para que no paremos de comprar cacharros nuevos. Pero en realidad, estos dispositivos pueden seguir funcionando muchos años si los destinas a otras funciones apropiadas para su capacidad.



Al restablecer los ajustes de fábrica, tu tableta volverá al estado que tenía cuando la compraste e irá más rápida.

El primer paso para ello es restaurar los ajustes de fábrica de la tableta. Este proceso borrará toda la información, cuentas, aplicaciones, etc. que contenga el dispositivo y lo devolverá al estado original que tenía cuando lo compraste. ¿Qué ganarás con eso? Al liberar memoria y desinstalar las aplicaciones, el dispositivo irá más rápido y ligero. Además, si solo lo usas para leer, la batería te durará varios días.

Puedes restaurar los ajustes de fábrica en el menú de Ajustes de tu tableta. ATENCIÓN: este proceso borrará TODO el contenido de tu dispositivo. Así que antes asegúrate de hacer una copia de los documentos, fotos, vídeos, etc. que quieras conservar en tu nueva tableta, en un ordenador o en la nube.

2. Instala un lector de ebooks: ahora que ya tienes tu tableta vacía y lista para su nueva utilidad, el paso siguiente es instalar un lector de ebooks. Se trata de aplicaciones que permiten abrir y leer libros electrónicos de numerosos formatos. Generalmente son gratuitas. Yo utilizo Amazon Kindle para Android porque descargo muchos ebooks en Amazon y me resulta muy práctica. Pero existen otros muchos lectores que puedes instalarte tras buscarlos en la tienda de aplicaciones que corresponda a tu dispositivo.


Amazon Kindle Reader es uno de los lectores de ebooks gratuitos que puedes instalar en tu tableta.

Aparte del lector de ebooks, no te recomiendo instalar otras aplicaciones ni configurar cuentas de correo electrónico en tu nuevo dispositivo por dos sencillas razones: harán que vuelva a funcionar más lento y te molestarán mientras lees.

3. Empieza a bajarte ebooks: una vez instalado el lector, ya está todo listo para que puedas empezar a leer en tu tableta. ¡Solo te faltan los libros electrónicos! A continuación puedes ver algunas páginas donde descargar todo tipo de ebooks:

  • Amazon Kindle: la tienda de referencia del libro electrónico, donde puedes encontrar miles de libros de pago y también gratuitos.
  • Casa del Libro: una librería online española con miles de títulos que también tiene su propio ecosistema de ebooks (Tagus).
  • Google Libros: el buscador de libros de Google, que ofrece el mayor catálogo online de ebooks y permite acceder a la vista previa de muchos de ellos.
  • Google Play Libros: la tienda de aplicaciones para dispositivos móviles de Google ofrece muchos ebooks gratuitos y de pago para descargar.

Recuerda que en todas estas tiendas puedes encontrar mi ebook «Guía del Redactor Freelance: cómo ganar dinero escribiendo por tu cuenta». 😉


4. Ponle una funda tipo libro a la tableta: este último consejo puede parecerte una tontería. Pero si añades una funda de piel con tapa a tu tableta, la experiencia de lectura será mucho más agradable.

Una funda de piel hará que tu lectura resulte más agradable y cómoda.

Por ejemplo, podrás sostener la tableta fácilmente con las manos mientras lees sin riesgo de que se te resbale y además las diferentes posiciones de la funda te permitirán usarla como atril para poder leer sin tener que aguantar el dispositivo con la mano todo el rato.

Ya ves qué fácil es convertir tu tableta antigua en un flamante lector de ebooks, que te durará muchos años si solo lo usas para leer. Además, si no tienes una tableta vieja, seguro que algún amigo o familiar estará encantado de cederte alguna que no utilice.

Fotografía inicial cortesía de Maarten van den Heuvel/Unsplash.com


¿Todavía prefieres leer en papel o ya te has pasado al ebook? ¡Comenta!



Acerca del autor


Me llamo Roger Garcia y soy periodista, redactor freelance y bloguero desde 2006. Escribo para otros porque quiero comprar tiempo para escribir para mí. Además, enseño a otras personas cómo ganar dinero escribiendo en «El Blog del Redactor Freelance» y en mi ebook «Guía del Redactor Freelance». Si te apetece, podemos hablar en FacebookTwitterGoogle Plus o LinkedIn, o mándame un correo electrónico.


También puedes leer:


-¿Ya has leído la Guía del Redactor Freelance? ¿A qué esperas?

-La semana laboral de 4 horas: el sueño de cualquier freelance

-Cinco lecciones que aprendí después de publicar un ebook

18 comentarios:

  1. Buena idea y practico reuso. Lo que tengo dudas es en encontrar una funda similar o que se ajuste. La unica tableta que tengo fue de una marca de mi pais que con el tiempo dejo de existir, aún la conservo y guarde los archivos de configuracion que la marca ofrecia. Y si es bastante liso y distintas dimensiones a otro tipo de tableta actual, por lo que espero encontrar alguna funda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      la funda es un detalle, pero la verdad es que a mí me ha ayudado a disfrutar más de la lectura.

      ¡Saludos!

      Roger

      Eliminar
  2. Me gustó mucho su artículo y los voy a aplicar: tengo un iPad 1 guardado en excelente estado. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis:

      me alegro de que te haya gustado la idea, seguro que con un iPad restablecido de fábrica disfrutarás de muchas horas de grata lectura. Generalmente, los productos Apple envejecen bien.

      Saludos,

      Roger

      Eliminar
  3. Hola Róger:

    ¡Qué interesante. Yo, al igual que tú, siempre fui asiduo defensor de los libros de papel. Te confieso que nunca había logrado leer un libro electrónico completo. Todo cambió a finales del año pasado cuando debido al alto precio de la versión impresa del libro que me interesaba opté por descargarlo de internet. Y, la verdad, no me ha ido tan mal. Lo único malo es que no tengo tableta y leerlo desde el móvil no es tan cómodo y amigable. Así que empezaré a ahorrar para comprarme una nueva o sigo tu consejo y consigo una vieja que me sea funcional. Tal parece que la lectura electrónica sí tiene muchas ventajas que se deben aprovechar.

    Gracias y saludos desde Costa Rica,

    José Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José:

      leer desde el móvil no es nada práctico, solo lo hago por temas de trabajo, nunca por placer.

      A mí me sucedió algo similar, era totalmente anti-ebook hasta que me encontré en la necesidad que describo arriba. ¡Y ahora me he convertido plenamente al libro electrónico!

      En cuanto a conseguir un dispositivo, una de las ventajas de la época súper consumista que vivimos actualmente es que la gente cambia de teléfono o tableta cada pocos años. Seguro que preguntando conoces a alguien que tiene una tableta vieja en casa sin usar y no le importa cedértela.

      Un abrazo,

      Roger

      Eliminar
  4. Completamente de acuerdo en todo, desde que hace unos cuatro años compré mi primer Kindle, no he vuelto a leer en papel. La diferencia es clara, antes leía lo que podía, ahora leo lo que quiero y sin límite.
    Solo un detalle, creo que vale la pena adquirir un dispositivo con tinta electrónica, la tableta cansa mucho los ojos y la batería no dura demasiado y, al precio que están ahora, vale la pena pasarse al Kindle u otro similar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      me encanta cómo lo expresas: «antes leía lo que podía, ahora leo lo que quiero». ¡Exacto!

      Me encanta el Kindle, pero creo que por ahora voy a seguir con mi tablet reciclada porque no me acaba de convencer comprar otro aparato exclusivamente para leer. Seguro que la tecnología es mejor, pero al contrario de lo que me temía, por ahora leer en pantalla no me cansa la vista.

      En cuanto a la batería, como solo uso la tablet para leer, borré todo lo demás y desconecto el wifi cuando la uso, me dura una semana con un par de horas de lectura diarias.

      Gracias por compartir tu punto de vista.

      Saludos,

      Roger

      Eliminar
  5. Amigo, acabo de seguir todos tus pasos y estoy encantada. Le he dado una nueva vida a una tablet que ya tenía para reciclar. Me he puesto Amazon Kindle y estoy como chica con zapatos nuevos. Muchísimas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol:

      me alegro de que te haya resultado útil el artículo.

      Quería compartir la idea porque a mí me ha cambiado la vida como lector.

      Además, me parece un detalle ecológico en estos tiempos de consumismo desaforado.

      ¡Disfruta de la lectura!

      Saludos,

      Roger

      Eliminar
  6. Pues a ver si reciclo una tableta que compré en MediaMarkt por 50 pavos y me reconvierto como tú....!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí, Jordi!

      Tardarás diez minutos y disfrutarás muchos años de tu ebook «reciclado» jeje

      Saludos,

      Roger

      Eliminar
  7. Hola Roger,
    Yo siempre he sido muy pro-ebook, me encanta leer y en mi caso es que si tuviera que comprar todos los libros que leo de forma física estaría en la ruina. Mi cambio definitivo fue cuando quería leerme una trilogía y en papel me costaba 75 €. ¡Tres libros que me habría ventilado en 3 semanas...!
    Para mi la funcionalidad de traducción que tienen muchos lectores me resulta de lo más útil, suelo leer en otros idiomas para mejorarlos y siempre me ha resultado un incordio «ensuciar» los libros de lectura con la traducción de tal o cual palabra.
    Yo tengo un lector de ebook, la tableta vieja la usa mi pareja para leer, al estar a color es más útil para otro tipo de lecturas como cómic o novela gráfica.
    Gracias por los consejos como siempre.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena:

      ¡qué interesante! A mí me ha costado mucho dar el paso, pero ahora estoy encantado.

      Tienes toda la razón, me quejo del precio de los ebooks, pero los libros en papel siguen siendo injustificablemente carísimos, sobre todo las novedades...

      De hecho, abandoné la serie de Juego de Tronos (que me encantaba) cabreado por el precio abusivo que le pusieron a la última entrega en su lanzamiento.

      ¡Saludos!

      Roger

      Eliminar
  8. Hola Roger,

    Pasarme, al menos en parte, a ebook es algo que me vengo planteando desde hace un tiempo, sobre todo por precios y, como comentas, por incomodidad a la hora de las mudanzas. Pero, al igual que te ocurrió a ti, ¡uf! me cuesta. Soy la típica «romántica» de los libros en papel...

    He de confesarte que probablemente, con este artículo, me hayas terminado de convencer para dar el paso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisabeth:

      A mí me ha costado mucho tiempo «des-enamorarme» de los libros en papel.

      Pero a cambio he podido acceder a obras que nunca hubiera podido leer en papel debido a su precio o escasa distribución…

      ¡Anímate a dar el paso!

      Un abrazo,

      Roger

      Eliminar
  9. yo tengo un Kindle y es cierto que es una ventaja la diferencia de precio. Sin embargo, alterno la pantalla y el papel, sigo siendo una nostálgica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura.

      No he tenido ocasión de leer largamente con un Kindle. ¿Notas que se te canse la vista como cuando usas una tableta o un ordenador?

      ¡Saludos!

      Eliminar

Comentario pendiente de moderación. Muchas gracias.