Suscripción

lunes, 12 de agosto de 2013

Cómo apagar una central nuclear (o las "vacaciones" de un redactor freelance)

Existen tres mitos muy arraigados sobre los profesionales autónomos: nunca nos ponemos enfermos, no hacemos vacaciones y pedimos factura de todo. Por desgracia, solo la última afirmación es cierta, ya que para poder desgravar nuestros gastos guardamos hasta los tickets del café. Naturalmente, los redactores freelance también caemos enfermos aunque, como no cobramos durante las bajas, volvemos a trabajar lo antes posible. Y sí que hacemos vacaciones, aunque en mi caso nunca logro desconectar del todo.

Yo cada año me “obligo” a tomarme dos semanas de vacaciones, no “puedo” ausentarme más tiempo porque otra realidad de los autónomos es que si no trabajamos no cobramos. Siempre elijo a mediados de agosto, por un motivo práctico: en España en estas fechas la mayoría de las empresas cierran, los clientes se van de vacaciones y el volumen de encargos cae en picado. Esto me permite “desconectar” con más facilidad, aunque desde luego no resulta sencillo: antes de poder irme de vacaciones debo dejar todos los temas cerrados, avisar a los clientes fijos, facturar, buscar oportunidades para tener trabajo cuando vuelva… En fin, un largo proceso que suelo iniciar aproximadamente dos semanas antes de marcharme y que genera un fastidioso estrés adicional al trabajo cotidiano.


Es como apagar una central nuclear: no puedes darle a un interruptor y ya está. Por lo poco que sé del tema, hay que extraer el combustible, enfriar el reactor, comprobar que todos los indicadores sean normales y mantener una vigilancia por si algo falla. En mi caso, los preparativos previos a las vacaciones incluyen los siguientes aspectos, que os comento por si os sirven de orientación ante vuestros procesos de “desconexión”:

-Acabar los encargos pendientes: a ningún cliente le gusta que dejes su trabajo a medio hacer porque te vas de vacaciones. De modo que las semanas anteriores al inicio del periodo de descanso debes ir con cuidado respecto a los encargos que aceptas, para estar seguro de que podrás terminarlos antes del día de tu partida (y facturarlos).

-Facturar los últimos trabajos: recomiendo emitir y enviar al cliente las facturas correspondientes a las últimas tareas realizadas, y asegurarte de que confirma su recepción. Las vacaciones suponen la paralización casi total de las empresas, y si la factura no entra antes del cierre mensual, tardarás el doble de tiempo en poder cobrarla.

-Avisar a los clientes fijos: si tienes clientes que te hacen encargos de forma regular, notifícales que estarás ausente unos días. No se trata de pedir “permiso” (al menos una de las prerrogativas de los freelance es que carecemos de jefe), pero sí de informarles para que no se encuentren con la “sorpresa” de que no estás cuando te necesitan.

-Programar encargos para la vuelta: volver a arrancar después de las vacaciones siempre cuesta. Lo ideal es tener algunos encargos pactados para cuando regreses, de forma que puedas empezar a trabajar desde el momento en que te incorpores. Esto facilita “recuperarte” del quebranto que supondrá no facturar nada en tus días de descanso.

-Revisar el e-mail de vez en cuando: siempre me llevo el ordenador cuando voy de vacaciones y suelo conectarme una vez al día para responder e-mails. No se trata de “trabajar”, sino de contestar solicitudes, preparar algún presupuesto, etc. Es cierto que así resulta imposible “desconectar”, pero el negocio es el negocio… ¡Qué le vamos a hacer!

Aparte de eso, durante mis dos semanas de vacaciones procuro no pensar en el trabajo, me alejo todo lo posible del ordenador y el teléfono móvil y aprovecho para hacer todo lo que me gusta y a lo que no puedo dedicar tiempo a lo largo del año: leer, ver películas, estar con la familia y los amigos, descansar, pasear… ¡Nos vemos a la vuelta!

¿Haces vacaciones como redactor freelance? ¿Prefieres “desconectar” del todo o revisas el e-mail?

Imagen: Freedigitalphotos.net

2 comentarios:

  1. Prefiero desconectar. Bueno, yo con meses de antelación trabajo un día de más para ir preparando todo, mis clientes son fijos, así dejo todo programado y les aviso de que me voy y que todo está listo

    ResponderEliminar

Comentario pendiente de moderación. Muchas gracias.