Suscripción

jueves, 10 de septiembre de 2009

Tu oficina en casa (I): hardware

Inicio con este post una serie dedicada al equipo básico necesario para trabajar en casa o en tu propia oficina, ya sea como redactor, corrector, traductor, etc.


Empecemos por el hardware, es decir, los equipos informáticos.

-Ordenador: será tu herramienta de trabajo básica, así que plantéatelo como una inversión. Necesitas un equipo informático moderno (compatible con los últimos programas), rápido y fiable. No hace falta que sea tan potente como el de un diseñador o un programador, pero la velocidad se agradece cuando navegas por Internet o usas programas como Acrobat o Quark.

¿Portátil o sobremesa? Sin duda, portátil. Los sobremesa son más baratos y potentes, pero son un verdadero trasto. Con un portátil obtendrás prestaciones muy parecidas, con la ventaja de que puedes llevártelo de viaje, a la oficina de un cliente, a otra habitación. En fin, no hay color.

Eso sí, si trabajas con un portátil es imprescindible usar un monitor, un teclado y un ratón. Trabajar directamente con un portátil es incómodo y cansa en poco tiempo.

La otra gran pregunta: ¿Windows o Mac? Mejor ambos.

Yo utilizo un Apple iBook G4 a 1,42 ghz, es una máquina un poco antigua pero me ha dado un rendimiento fantástico y no me decido a renovarla. Con el Office para Mac manejo los documentos de Word, Excel, Powerpoint que envían habitualmente los clientes.

Eso sí: tengo un segundo ordenador porque siempre, siempre, sale algún rollo de incompatibilidad de formatos, archivos, etc. que te puede complicar la tarea.

Así que si vas a comprarte un equipo nuevo y no quieres complicaciones, te recomiendo un Windows, preferentemente HP que es la marca que me ha dado mejor rendimiento.

Huye de marcas desconocidas, clónicos, etc. Salen más baratas pero a largo plazo lo que te ahorras no compensa la pérdida de rendimiento que suelen sufrir los ordenadores Windows con hardware de baja calidad. Hablo por experiencia, tengo un portátil Inves (el más barato que encontré) y al cabo de dos años de uso va terriblemente lento, a pesar de haberlo formateado y de no tener instalados más que los programas imprescindibles.

Si te decides por un Mac, tendrás un equipo que rinde siempre como el primer día (o mejor), pero a veces te encontrarás con problemillas de compatibilidad que pueden hacerte perder mucho tiempo. Eso sí, si además de redactar maquetas o diseñas, no lo dudes: elige Apple.

-Teclado y ratón: parecen accesorios secundarios, pero si te tiras 9 horas al días ante el PC como yo, acabas agradeciendo un buen teclado y un buen ratón. Yo uso un teclado de Apple y un TrackMan Wheel de Logitech, es poco corriente pero me resulta mucho más cómodo que un ratón. En cualquier caso, compra un teclado inalámbrico para disminuir el número de cables y un ratón óptico suficientemente grande y cómodo para no fastidiarte la muñeca.

Comprueba que el teclado es blando y cómodo, yo recomiendo los teclados ergonómicos de Microsoft que son suaves como la seda (parece mentira que hagan teclados tan buenos y sistemas operativos tan malos). Así mismo, límpialo ambos accesorios con regularidad.

-Impresora: como soy de la vieja escuela, nunca envío un texto a un cliente sin haberlo impreso para la revisión final. Esto requiere disponer de una buena impresora para texto.

Yo tengo una Oki B4100. Es un poco aparatosa pero muy resistente y lo más importante: imprime muy rápido y los tóners son relativamente baratos (cuestan unos 40€ y gasto uno cada tres meses). Es un factor clave cuando tienes que imprimir documentos de cientos de páginas.

¿Color o blanco y negro? Por costes, yo recomiendo tener un equipo monocromo para imprimir texto. Pero también tengo una impresora en color que sólo utilizo cuando es imprescindible: los cartuchos de color son carísimos y en el 90% de los casos el blanco y negro es suficiente para tus correcciones internas (otra cosa es si presentas documentos en papel a tus clientes. Entonces vale la pena invertir en un equipo de impresión profesional de gama alta).

-Escáner: un escáner siempre resulta práctico para enviar copias firmadas de contratos y presupuestos, archivar facturas y recibos, escanear documentos con reconocimiento de texto, fotos, etc. Actualmente están muy baratos y cuando lo tengas le encontrarás mil utilidades.

Yo tengo una impresora multifunción HP Deskjet F2280 (aparte de la Oki monocromo). Además de imprimir en color, tiene un escáner básico pero adecuado para mis necesidades. Hay otras muchas marcas y modelos de equipos multifunción muy asequibles e interesantes, pero vigila: la trampa está en el coste de los cartuchos. En cualquier caso, al elegir una multifunción puede ser interesante que tenga fax (aunque es una tecnología que personalmente aborrezco).

En fin, te recomiendo hacerte con un escáner ni que sea para convertir todos los papelotes que vas acumulando en archivos digitales y evitar que tu zona de trabajo se convierta en una polvorienta montaña de papel (tardé años en darme cuenta de lo malo que es eso).

-Copia de seguridad: hacer copias de seguridad de tus archivos importantes es algo básico para cualquier usuario informático. Ya sabes: algún día tu ordenador se estropea, te lo roban, te lo dejas por ahí... Y desaparece todo tu archivo, contactos, facturas, etc.

Puedes usar un disco duro externo, CD, DVD, magnetópticos tipo zip (si es que aún existen) o cinta (muy avanzado para un usuario individual). Por comodidad y rapidez, yo utilizo un disco duro externo de Western Digital, compré uno de 1 TB que me basta y me sobra para hacer copias de seguridad de mis dos ordenadores.

Es importante que sea USB 2.0 o FireWire para que la copia se haga rápido, además silencioso y fácil de usar (algunos modelos incorporan un software que hace automáticamente la copia cada vez que lo conectas al ordenador).

En el día a día, copio los archivos que voy generando en una memoria USB de SanDisk. No es que tenga un especial cariño a esta marca, pero es la única que me funciona bien en Windows y Mac (he tenido memorias Kingston y Philips y me daban problemas con el Mac). Allí voy copiando los archivos que genero o modifico , hasta que hago la copia de seguridad semanal en el disco duro externo.

Si tienes pocos archivos, en lugar de un disco externo puedes usar una memoria USB de gran capacidad (hay de 32 GB, suficiente para millones de documentos de texto, hojas de cálculo, etc.)

-Teléfono: yo realmente utilizo poco el teléfono, pues prefiero comunicarme por e-mail con mis clientes. Pero en cualquier caso, además del móvil si tienes línea en casa te recomiendo adquirir un inalámbrico con manos libres que te permita hablar con libertad mientras haces otras cosas (la multitarea es la capacidad más apreciada en un trabajador del conocimiento autónomo).

En cuanto a teléfonos inalámbricos, te recomiendo un Siemens: es más caro pero se nota porqué (yo cometí el error de no querer gastarme tanto y tengo un teléfono Daewoo que es un desastre).

-Internet: la Red será tu segunda herramienta de trabajo más imprescindible después del ordenador. Sirve para comunicarte con los clientes, buscar información, darte a conocer...

Yo trabajo todo el rato conectado a Internet, así que te recomiendo una conexión de buena calidad (ADSL o cable) y una tarifa plana.

En mi caso, estar una hora sin Internet puede suponer un auténtico desastre, así que no me queda más remedio que contratar el ADSL a Telefónica (la menos mala de todas en España). Pago una barbaridad (mi factura de teléfono e Internet nunca baja de 70-80€ al mes) pero como mínimo Internet siempre me funciona (en 2 años he estado menos de 10h en total sin conexión).

También son muy interesantes los módems USB, siguen siendo caros y la velocidad es inferior pero en un momento dado te puede salir más rentable. Hay que mantenerse atentos a la evolución de los precios, pues creo que prontoserán la opción más competitiva.

En fin, espero que este primer post te resulte útil a la hora de preparar tu oficina en casa. Próximamente hablaremos del software y del mobiliario para completar esta serie.

4 comentarios:

  1. Hola cómo estás, soy de argentina, es muy interesante tu blog. y particularmente en esta entrada te quisiera hacer una pregunta técnica: tengo una Macbook y me gustaría descargarme programas que me sirvan para el trabajo de escritor, particularme la pregunta es si conocés algún sitio para bajarme programas mac tipo el iwork de manera gratuita, y que no sean de prueba. Desde ya muchas gracias. Pablo

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo:

    gracias por tu mensaje.

    Como ya sabrás, descargarse programas de pago de forma gratuita es ilegal en cualquier país.

    Desconozco si existe una versión antigua de iWork o de Office para Mac que sea gratis y no sea de prueba. En cualquier caso, si no quieres pagar la licencia te recomiendo OpenOffice o Google Docs, son suites ofimáticas muy completas, bastante compatibles y 100% gratuitas.

    En mi caso, para adaptarme al flujo de trabajo de mis clientes, no me queda más remedio que pagar religiosamente mis licencias de Office para Mac para no tener problemas de compatibilidad, que suelen ser el talón de Aquiles de estas aplicaciones de código abierto.

    Saludos cordiales,

    Roger Garcia
    www.redactorfreelance.es

    ResponderEliminar
  3. Hola, Roger. ¿Cómo estás?

    Es muy interesante y útil tu artículo. Permitime sumar un elemento básico para la tarea del corrector y redactor autónomo o independiente (como le decimos aquí en la Argentina): una buena silla.

    Trabajamos muchas horas seguidas sentados, por lo que una silla ergonómica a la altura adecuada es fundamental para la salud de nuestros músculos y huesos. Lo digo por experiencia propia: tuve que consultar a un traumatólogo por los dolores de cuello y espalda, debidos mayormente a un mal asiento y a pasar tantas horas en una misma posición frente a la computadora.

    Hay varios modelos de sillas. Yo estoy por ir a ver una silla ergonómica poco tradicional, que en inglés se llama kneeling chair (no hay una buena traducción que se haya instalado de manera masiva, esto se debe en parte a que la silla tampoco se ha hecho masiva). Lo importante es que el peso del cuerpo se reparte entre el coxis y las rodillas, por lo que la columna sale beneficiada. Todavía no la he probado, pero estoy muy ilusionada. Ojalá sea cómoda y me ayude a trabajar.

    ¿Qué tipo de silla usás vos? ¿Hay algún modelo que recomiendes en particular?

    Saludos.

    Verónica Andrea Ruscio
    VR Servicios de escritura
    http://vrserviciosdeescritura.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Hola Verónica:

    gracias por tu comentario.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que una buena silla es muy importante. Yo utilizo una silla de oficina bastante convencional pero que compré en una tienda de mobiliario de oficina profesional. Se puede regular en altura, la inclinación del respaldo, tiene reposabrazos, etc.

    A mí me va bastante bien, aunque como tú también he tenido algunos problemas de cuello y espalda, pero yo creo que es por pasar bastantes horas sentados, por no cuidar suficientemente la postura.

    En cuanto al modelo de silla que comentas, la kneeling chair, no la conocía. Así que la he buscado en Internet, me parece bastante curiosa la forma que tiene pero tendría que probarla porque no estoy seguro de que me resulte cómoda.

    No recomiendo ninguna silla en particular, pero lógicamente una buena silla cuesta dinero aunque es una inversión que agradeceremos durante muchos años (sobre todo nuestra espalda).

    Un saludo,

    Roger Garcia
    www.redactorfreelance.es

    ResponderEliminar

Comentario pendiente de moderación. Muchas gracias.